blog pedir cita
  Tel: +34 91 436 26 36

3 consejos para no comer por impulso

El estrés, la ansiedad y la preocupación son algunas de las emociones que pueden influir en nuestro estado de ánimo. Hay personas que saben manejar estas emociones y otras que recurren a la comida para intentar abordarlas. Este concepto se conoce como “alimentación emocional”, es decir, cuando se come según los estados de ánimo y no en función de las necesidades orgánicas.

Foto: stocksnap.io

El comer emocional es un hábito que denota mal control de los impulsos y compulsividad,  que se presenta ante situaciones de estrés, al igual que ocurre con otras conductas como fumar o comerse las uñas. A modo de ejemplo, se pueden recordar escenas de películas en las que la protagonista está abatida por algún problema sentimental y se sienta en un sillón a comer un bote de helado. Esta impulsividad, que en un principio puede calmar la sensación de vacío, puede hacernos ganar peso. Por ese motivo, planteamos consejos sencillos para evitar que las alteraciones emocionales nos jueguen una mala pasada:

  1. Determina si realmente tienes hambre. Si tienes hambre física te sentirás satisfecho al comer cualquier tipo de alimentos, sin embargo, el hambre “emocional” llega de repente y te hace sentir antojo por determinados alimentos (frutos secos, azúcares, snacks, alimentos fastfood…).
  2. Identifica los “desencadenantes” que te hacen comer en exceso. Una vez analizados puedes concentrarte en buscar alternativas que te hagan salir del círculo del atracón. Por ejemplo, si la causa es el estrés, practica deporte o técnicas de relajación (yoga, etc.); si estás aburrido, procura programar tus actividades donde haya mas personas o en las que la satisfacción sea mayor que la sensación de vacío o soledad. En general, busca tus “aliados” para que la comida no sea una forma de escapar al problema.
  3. Elimina los alimentos “tentadores” en tu cocina y evita saltarte comidas que puedan llevarte a comer excesivamente después.

El trastorno por atracón suele ser el resultado del mal control del estrés crónico y la ausencia de recursos para gestionarlo. Si crees que tienes síntomas que definen esta situación que hemos comentado, consulta con un profesional, ya que será la persona encargada de darte unas pautas para gestionar el problema.

2s comentarios

  1. Marianna dice:

    No puedo mas ya

  2. Clínica d-médical dice:

    Buenos días Marianna,

    Gracias por contactar con d-Médical.

    ¿Tienes alguna duda? Envíanos un mensaje explicándonos cual es tu problema.

    Un saludo,

    Mónica

Cuéntanos tu opinión