blog pedir cita
  Tel: +34 91 436 26 36

Pautas dietéticas tras la cirugía bariátrica

Antes de meternos de lleno en las pautas dietéticas adecuadas para sacar el máximo partido a la cirugía bariátrica o cirugía de la obesidad, me gustaría recomendar al lector que lea este post sobre la obesidad y su tratamientos.

Pautas dietéticas tras la Cirugía Bariátrica

Unas buenas pautas dietéticas tras la cirugía son fundamentales para:

  • Evitar fallos en las suturas durante los primeros días
  • Prevenir o subsanar posible complicaciones médicas post cirugía (vómitos, reflujo, estreñimiento, diarrea, síndrome Dumping)
  • Evitar déficit nutricionales.
  • Evitar pérdida de masa muscular.
  • Aportar todos los nutrientes necesarios.
  • Potenciar la adquisición de hábitos alimentarios saludables
  • Conseguir la perdida de peso, a expensas del tejido graso, esperada.

La dieta poscirugía debe proporcionar al paciente intervenido todos los nutrientes, aportando al menos las cantidades mínimas diarias recomendadas con un aporte de volumen reducido. Las pautas dietética puede variar ligeramente según el tipo de cirugía practicada. Yo me voy a centrar en las pautas dietéticas tras el bay pass gástrico. El by pass gástrico es un intervención quirúrgica mixta, que por un lado limita capacidad del estómago y por otra disminuye la absorción de diferentes nutrientes sobre todo de las grasas.


Imagen de Bruno /Germany desde Pixabay

Características de la dieta tras un by pass gástrico

La dieta aconsejada tras el bay pass gástrico es una dieta hipocalórica (baja en calorías), hiperprotéica (rica en proteína), baja en fibra, grasas y azúcares y suplementada en vitaminas y minerales (el suplemento de vitaminas y minerales es de por vida). Además los cambios sufridos en el estómago y en el intestino requieren que el paciente haga algunas modificaciones en sus hábitos alimentarios cómo comer:

  • Poca cantidad: debido a la reducción de capacidad gástrica
  • Bocados o trozos pequeños: para poder masticarlos bien y controlara la cantidad que comas
  • Con frecuencia: se recomienda hacer 6 ingestas y comer mas o menos cada 3 horas
  • Despacio: el tiempo empleado en cada comida debería ser mínimo 30 min.
  • Masticar muy bien los alimentos: se recomienda masticar de 15 a 20 veces cada porción ingerida.

Durante los 3 primeros meses el contenido energético de la dieta no suele pasar de 800 kcal. día. Poco a poco, a partir de los 6 a 12 meses,  el aprendizaje en la forma de comer del paciente y la ligera dilatación del reservorio gástrico permite a los pacientes ir aumentando la ingesta e ingerir de 1000 a 1200 kcal. El objetivo al año es que ingieran de 1200 a 1500 kcal.

Progresión alimentaria tras la cirugía de la obesidad

Como cualquier intervención sobre el aparato digestivo, la dieta debe ser progresiva según la tolerancia del paciente y de la técnica de intervención. Considero importante recalcar que la pauta dietética, es individual, no estandarizada y no aplicable a todos los pacientes igual. Por eso es muy importante la supervisión de un dietista sobre todo durante los 3 primeros meses para que el paciente haga un progresión correcta, disminuyendo así posibles complicaciones de una progresión demasiado rápida o demasiado lenta o en el caso que las hubiera ayudar a subsanarlas.

Después de 15 años trabajando con pacientes con by pass gátrico y en base a la literatura científica que hay al respecto, he dividido la progresión de la dieta en distintas fases:

  • Dieta hídrica: dura 1 día y solamente se puede tomar agua, pequeñas ingestas de 30ml/h. Nada de azúcar.
  • Dieta liquida: cuando se ha tolerado la fase hídrica se pasa a la fase líquida. Se lleva a cabo aproximadamente los siguientes 15-20 días días. Consiste en aportar todos los nutrientes necesarios (especialmente proteínas y agua) a base de líquidos, tales como caldos desgrasados, zumos naturales de frutas no ácidas u hortalizas colados, agua e infusiones y leche; en caso de intolerancia a ésta, tomar yogur líquido, pero siempre sin azúcar. También se puede tomar café. En caso de tener diarrea, le recomendamos tomar zumos astringentes como de manzana y leche sin lactosa. El objetivo es cubrir las necesidades hídricas e ir preparando poco a poco el aparato digestivo del paciente para la digestión y absorción de los distintos nutrientes.
  • Dieta triturada A: consiste en ingerir alimentos de los 6 grupos (lácteos, verduras, féculas, grasas, cárnicos y frutas) pero en purés o cremas muy trituradas. El objetivo es introducir más cantidad de proteínas que la dieta líquida no permite, para ayudar a la correcta cicatrización de los tejidos y a la menor pérdida de masa magra. El objetivo de esta dieta es aportar 800-1000 kcal/día, una cantidad mínima de 60-80 g de proteína/ día y las cantidades mínimas recomendadas de los demás nutrientes con mínimo aporte de fibra. A veces con solo alimentos no se puede alcanzar la cantidad mínima de proteína requerida por lo que lo suplementamos con un módulo de proteína, en concreto Kabi proteína, 6 cacitos al día. También para facilitar el cumplimiento del objetivo dietético se puede utilizar dieta artificial hipocalórica e hiperprotéica completa. La duración aproximada de esta fase es de 2-3 semanas. Para.
  • Dieta triturada B: parecida a la A pero añadiendo trozos de alimentos blandos del tipo pescado blanco o pollo cocido desmenuzado y picado, jamón york, queso fresco bajo en grasa, fruta asada o cocida…. Esta fase dura alrededor de 15 días. Sigue siendo difícil alcanzar los niveles mínimos de proteína y seguimos recomendando suplementar la dieta con un módulo de proteína.
  • Dieta blanda de fácil digestión. Se comienza con ella a partir del tercer mes aproximadamente y pretende aportar 80 gr de proteína/día. Se trata de una alimentación variada, baja en grasas y azúcares y rica en proteínas, verduras y frutas. Es importante que haga plato único respetando la pauta alimento feculento + alimento proteico. La duración depende de la adaptación de cada paciente a la dieta normal.
  • Progresión de la dieta de fácil digestión a una dieta normal. Deberá introducir progresivamente todos los alimentos y en caso de intolerancia, esperar unos días hasta reintroducirlo de nuevo y eliminarlo en caso de que persista la intolerancia. El tiempo estimado depende mucho de cada persona.

Como colofón final, me gustaría insistir en que para que un paciente pueda conseguir con el mayor éxito posible los objetivos esperados de la cirugía. A parte de ser operado por un buen cirujano, necesita la supervisión de:

  • Un endocrino especializado en cirugía bariátrica, que valore y corrija en caso de que sea necesario, su estado nutricional o posibles complicaciones clínicas y
  • Un dietista-nutricionista (también especializado) que le enseñe, le acompañe y le guíe en la progresión alimentaria para evitar complicaciones indeseadas como vómitos, diarrea, síndrome dumping, etc., que retrase la recuperación total del paciente . Y que además le ayude a adquirir durante el proceso, unos buenos hábitos alimentarios y de vida para mantener el peso perdido y un buen estado de salud.