blog pedir cita
  Tel: +34 91 436 26 36

Monitorización Continua de Glucosa ¿En qué consiste?

Dra. Raquel Barrio. Diabetóloga Pediátrica.

Lourdes Cartaya Otamendi

Lourdes Cartaya. Educadora en Diabetes.

El primer sensor de MCG se comenzó a utilizar en el año 1999. Se ha visto que con el uso continuo de la MCG disminuyen los niveles de HbA1c entre 0,4 y 0,6%, así como el riesgo de hipoglucemia leve y grave. La MCG es especialmente útil en pacientes con hipoglucemia desapercibida, la cual se asocia a un incremento de seis veces de sufrir hipoglucemia grave, peor calidad de vida, incremento del riesgo cardiovascular y de mortalidad.

La MCG informa de los niveles de glucosa en tiempo real, con sus variaciones y con
buena exactitud, y permite ajustar con mayor precisión los distintos componentes del tratamiento (insulina, ingesta, ejercicio…), pero para ello requiere un adecuado análisis.

Monitorización Continua de GlucosaEsta tecnología posibilita, con mayor facilidad, poder alcanzar los objetivos de control propugnados por las Sociedades Internacionales de Diabetes.
La MCG utilizada diariamente, permite guiar el tratamiento insulínico y conseguir los objetivos glucémicos con una monitorización segura y eficaz de los planes de tratamiento. Su uso se ha expandido de manera rápida en las personas con diabetes, lo que facilita la toma de decisiones sobre el tratamiento y los posteriores ajustes por parte del paciente y el equipo diabetológico.

¿En qué consiste la MCG?

Los sistemas de MCG aportan datos glucosa intersticial de manera continua (cada 5 a 15 minutos, según el sistema) que reflejan las modificaciones de la glucosa sanguínea con tendencias, alarmas y alertas para prevenir la hipoglucemia y actuar ante hiperglucemias y así permitir un mejor control de la diabetes. La MCG evita o disminuye la necesidad de realización de glucemias capilares frecuentes que son dolorosas, costosas y difíciles de mantener.

La duración de estos sistemas es variable entre 7 y 14 días(el Eversense 180 días, aunque no aún autorizada su utilización en edad pediátrica). Alguno de los sistemas tiene alertas que se pueden programar por parte del paciente o familia y que ayudan a estar pendientes de los cambios de niveles de glucosa. Estas alarmas y alertas hay que ponerlas de manera progresiva para que sean útiles y no se llegue a la “fatiga por alarmas”.

Fuente: Guía de Monitorización Continua de Glucosa de la DM1 pediátrica

Guías y documentos descargables «Diabetes pediátrica»: