blog pedir cita
  Tel: +34 91 436 26 36

CON P DE PREVENCIÓN Y NO DE PÁNICO

Andres Hausmann Psicólogo Clínico

Estamos hoy en día viviendo una gran crisis con el problema del coronavirus (COVID-19) donde está claro que no estamos preparados para afrontarlo. No han tardado en presentarse las reacciones de miedo, angustias, preocupación, etc. que van generando conductas de pánico como prepararnos para la falta de alimentos, la compra compulsiva de geles, mascarillas e incluso de papel higiénico.

Es de ahí de donde me gustaría partir. De poder alejarnos de estas reacciones de pánico y poder centrarnos en lo que realmente suponen las medidas de las que se nos está intentando informar por diferentes canales: de PREVENIR.

Con este fin me gustaría, no redundar en tantos consejos como ya tenemos, sino que podamos afrontarlo de una manera más sosegada siguiendo una serie de pautas que pueden llegar a ayudarnos:

  • La primera, medir nuestro acceso a la información. Estamos siendo bombardeados por muchísimos medios (noticias, whatsapp, conversaciones, webs…) con información tan diversa y en ocasiones tan catastrófica -e incluso falsa- que nos empuja a sentir una gran ansiedad e incertidumbre. Sería adecuado dedicar sólo un tiempo al día a informarnos y siempre a través de canales oficiales y de confianza.
  • En segundo lugar, recordar que no es lo único que nos está ocurriendo. Con esto quiero decir tratar de que este tema no monopolice todas nuestras conversaciones y relaciones sociales. Inevitablemente la repetición continua de un tema lo que genera a nivel emocional es la creencia de la emergencia que es para que sea lo único que hablamos, despertando de nuevo las sensaciones de miedo. Poder hablar de otros temas, distraernos y centrarnos en otros aspectos de nuestra vida será sin duda de una gran ayuda.
  • Como pasaremos más tiempo en nuestras casas, es hora de prepararnos algunos proyectos pendientes. Si en algún momento has pensado en pintar una habitación, reorganizar el salón, mejorar tus habilidades en la cocina o realizar alguna manualidad, ésta puede ser una gran ocasión para ponerlo en marcha.
  • Hacer ejercicio, como siempre, seguirá siendo nuestro fiel aliado para un mejor estado físico y mental. Ya sea en casa o en la calle, practicar deporte nos ayudará a un afrontamiento de la crisis con un mejor estado de ánimo y combatirá la tendencia a posibles pensamientos negativos o pesimistas.
  • Evitar tiempo excesivo delante del televisor. A pesar de la maravillosa oferta a la que tenemos acceso, demasiado tiempo ante el televisor favorecerá estados más deprimidos y mayor sensación de agobio ante la idea de incrementar mis tiempos en casa.
  • Y por último y sobre todo, ser creativos para evitar el aburrimiento. Aunque estamos acostumbrados a una manera de afrontar nuestro tiempo libre, el que temporalmente cambie no significa que no podamos encontrar alternativas. Desempolvar antiguos juegos de mesa, cartas, bailes en pareja o en familia, concursos de preguntas, o incluso juegos a través de redes sociales o skype… pueden llenar nuestros días de momentos muy agradables y convertir esta crisis en una gran oportunidad. Es muy importante explorar alternativas en lugar de quedarnos exclusivamente en la queja.

Espero que estas pequeñas pautas sirvan para facilitar un poco el afrontar esta difícil y nueva situación.

Andrés Haussmann, Psicólogo Clínico en el Centro Médico d-médical