blog pedir cita
  Tel: +34 91 436 26 36

Bypass gástrico laparoscópico

El bypass gástrico es un tipo de cirugía bariátrica o cirugía para perder peso diseñado para reducir la ingesta de alimentos si se ha intentado sin éxito perder peso a través de dieta y ejercicio.

El bypass gástrico puede mejorar en gran medida la calidad de vida no sólo por la mejoría en la apariencia y el aumento de la movilidad, sino también porque puede reducir el número y la gravedad de los problemas de salud que las personas con sobrepeso son propensos a sufrir, tales como la diabetes, hipertensión, hiperlipemia, problemas de circulación ó de apnea del sueño.

Se trata de un complejo procedimiento realizado bajo anestesia general – el paciente se encuentra dormido e intubado durante la intervención – La duración de  la cirugía es de aproximadamente unas 2-3 horas.

A través de 5 pequeñas incisiones de 1 cm se crea un pequeño estómago cortando y grapando en la parte más alta del estómago original. Este pequeño volumen, de unos 20 cc permite comer menos cantidad de alimentos en cada  una de las 5 comidas diarias que se deben realizar. Luego el intestino delgado es cortado y unido al estómago que hemos creado para permitir la salida del alimento del estómago y también es unido consigo mismo para que a partir de ese lugar se una la comida con la bilis y el jugo pancreático pudiendo realizarse la absorción de nutrientes a partir de ese punto.

La mayoría del peso se perderá a lo largo del primer año postoperatorio, estabilizándose a partir de los 18-24 meses.

Recuperación tras un bypass gástrico laparoscópico: la mayoría de los pacientes pueden ser dados de alta hospitalaria a los 2-3 días. La vuelta completa a las actividades habituales ocurre normalmente entre  la 2ª y la 5ª semana tras la intervención.

Durante varios días el abdomen se puede notar hinchado y dolorido, sintiendo un cierto malestar que cede con analgesia habitual.

Todas las técnicas dejan pequeñas cicatrices permanentes, pero por lo general tras el paso de los meses se hacen imperceptibles.

Dentro de los tratamientos postoperatorios, suele incluirse un plan de dieta, el ejercicio físico regular, la terapia de comportamiento-modificación de hábitos, y los suplementos vitamínicos.

La reintroducción de los alimentos y consistencias será progresiva a los largo de los 2-3 meses postoperatorios, debiendo seguir las indicaciones dadas por el nutricionista o endocrinólogo en este sentido.

Recuerde que puede ser necesaria la cirugía plástica después de la pérdida masiva de peso  para eliminar el exceso de piel y grasa y remodelar el cuerpo.

Embarazo tras un bypass gástrico: Las mujeres en edad fértil deben realizar control de natalidad los primeros 12 meses tras un bypass gástrico. No se recomienda el embarazo durante este tiempo, ya que el cambio de hábitos es suficientemente importante como para estar pendiente también de los cambios que supone el embarazo. Además, la pérdida rápida de peso que se produce después de un bypass gástrico  puede “robar al feto” nutrientes esenciales. Sin embargo, los estudios demuestran que el embarazo es más seguro para la madre y el bebé después de un bypass gástrico que cuando la obesidad estaba presente.

Riesgos del bypass gástrico

La decisión de someterse a una cirugía de pérdida de peso no debe tomarse precipitadamente. Los riesgos y beneficios del bypass gástrico deben ser parte de una conversación entre el paciente y su cirujano bariátrico. También puede y debe consultar todas sus posibles alternativas para perder peso como la banda gástrica, gastrectomía vertical (tubular o manga gástrica), o nuevos procedimientos en desarrollo, tales como la plicatura gástrica.

Las complicaciones quirúrgicas del by pass gástrico incluyen:

  • Complicaciones de la anestesia
  • Hemorragia
  • Infección
  • Las fugas de las  líneas de grapas o suturas
  • El estrechamiento de la unión entre el estómago y el intestino
  • Trombos de sangre en las piernas que emigren al pulmón
  • Obstrucción intestinal

Algunas de las complicaciones mencionadas ocurren durante o inmediatamente después de la cirugía, mientras que otras pueden ocurrir en cualquier momento.

Otras posibles complicaciones del bypass gástrico a largo plazo son:

  • Diarrea
  • Hernia
  • Síndrome de dumping
  • Hipoglucemias (nivel de azúcar bajo)
  • Úlceras
  • Cálculos biliares
  • Deficiencias nutricionales
  • Osteoporosis
  • Recuperación del peso
  • Enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE)
  • Problemas psicológicos
  • Otros

La mayoría de las complicaciones a largo plazo se puede gestionar y minimizar con un buen  seguimiento. Por ejemplo, el equipo multidisciplinar de cirugía bariátrica puede controlar los niveles de los principales nutrientes en la sangre antes, durante y después del bypass gástrico. Esto ayuda a identificar y solucionar las deficiencias nutricionales con la suplementación adecuada.

Uno de los desafíos más grandes después del bypass gástrico es aprender a comer correctamente. Tomar pequeños bocados, masticando correctamente hasta tener una adecuada trituración del alimento y no comer y beber al mismo tiempo, puede ayudar a reducir el riesgo de síndrome de dumping y otros efectos secundarios gastrointestinales.