blog pedir cita
  Tel: +34 91 436 26 36

Cómo actuar en caso de una reacción alérgica importante

Los factores ambientales, climáticos y el cambio en el estilo de vida son algunos de los agentes que propician la llegada de las temidas alergias. La alergia es una respuesta exagerada de nuestro sistema inmunitario ante sustancias generalmente inocuas (alimentos, medicamentos, materiales de uso común, partículas ambientales) que por lo general no producen efectos adversos en la población.  Actualmente, se calcula que cerca del 20% de la población de nuestro país sufre algún tipo de alergia y se prevé que en el año 2020 uno de cada dos europeos tenga este tipo de trastorno.

Los síntomas, pueden tener distintas manifestaciones en función de la vía de exposición al alérgeno implicado y la cantidad, su estado de presentación y otros factores determinantes coincidentes. Los síntomas respiratorios son predominantes cuando la exposición al alergeno es por vía inhalatoria los cutáneos predominan cuando la exposición es por contacto y los digestivos cuando el alergeno es ingerido. Sin embargo, con frecuencia los síntomas pueden generalizarse, dependiendo sobre todo del grado de sensibilización del individuo, pudiendo desencadenarse en determinados casos con cantidades muy pequeñas (trazas) del alergeno.

Habitualmente las reacciones alérgicas muestran un desarrollo progresivo en extensión e intensidad. Las reacciones más graves pueden llegar a afectar a todo el organismo con el desarrollo progresivo de síntomas cutáneos, respiratorios, digestivos e incluso vasculares, poniendo, es ocasiones, en peligro la vida del paciente. El  tratamiento precoz asegura el control de la reacción y la vida del paciente.

Consejos en caso de reacción alérgica

  1. Lo más importante a la hora de controlar una reacción es reconocerla y  guardar la calma para poder actuar de forma ordenada. Habitualmente un individuo alérgico sigue un determinado patrón de respuesta cuando presenta una reacción, y en pacientes que se saben alérgicos, estas suelen ser fácilmente reconocidas por él y su familia.
  2. La retirada del alergeno es esencial para frenar la reacción
    1. Debemos interrumpir la ingestión del alimento, el contactante, o el medicamento sospecho.
    2. lavar las zonas en contacto con el alergeno
    3. Cuando se trata de picaduras de insectos, lavado y aplicación de frío local. En el caso de picadura de abeja, es recomendable la extracción previa y cuidadosa del aguijón evitando la rotura del saco y la extrusión del veneno.
  3. Tratamiento precoz de los síntomas:
    1. Prurito y urticaria deben tratarse con antihistamínicos.
    2. Si el paciente presenta intensa rinitis se pueden además administrar corticoides inhalados.
    3. La tos y los sibilantes y la dificultad respiratoria deben controlarse rápidamente con broncodilatadores inhalados (salbutamol).
    4. El dolor abdominal puede mejorar si se trata muy precozmente con antihistamínicos. En el caso de alimentos ingeridos, el vómito espontáneo suele mejorar la evolución de la reacción por eliminación del alergeno.
  1. Tratamiento de las reacciones graves

Las reacciones más graves pueden poner en peligro la vida del paciente. Suelen ser reacciones generalizadas afectando a más de dos órganos o sistemas, y un factor determinante es la participación del aparato respiratorio con dificultad para respirar (broncospasmo o edema laríngeo) o participación del sistema vascular con intensa hipotensión que puede llevar al colapso vascular (shock).

  1. Es fundamental mantener la calma y mantener libres las vías aéreas del paciente. En caso de mareo o pérdida de conciencia, acostar al paciente con las piernas elevadas manteniendo libres las vías respiratorias
  2. En este caso el tratamiento de elección y el único que puede controlar la reacción y salvar la vida del paciente, es la adrenalina inyectada intramuscular.  Existen dispositivos autoinyectables con diferente dosificación (Jext®, Altellus®) que hacen fácil su transporte y administración  Su especialista le proporcionara las instrucciones necesarias para su correcta administración.
  3. Tras los primeros cuidados trasladaremos al paciente a una unidad de urgencias o avisaremos a un servicio móvil para completar el tratamiento y realizar el traslado.
  4. El tratamiento con corticoesteroides puede ayudar a controlar la reacción, pero en ningún caso es el tratamiento de elección y no sustituye a la adrenalina en reacciones graves
Autor Dra. Flora Martín Muñoz
Tel +34 91 436 26 36
E-mail atencionalcliente@d-medical.com
Leer más pedir cita

Cuéntanos tu opinión